jueves, 7 de mayo de 2009

Primavera


La primavera llegó
a las nueve menos cuarto
y ya había anochecido

El sol no escuchó
cantar al gallo
y se olvidó de amanecer

El esquizofrénico hizo
caso omiso de sus voces
y se perdió en la soledad

ER

3 comentarios:

Amparo dijo...

Bueno, eso pasa por no ser puntual. Me gusta la luz sobre el número veintidos.

Eduardo Rezzano dijo...

A mí me está costando no llegar cinco minutos tarde a todos lados.

Sergio dijo...

Había leído este poema cuando lo publicaste, pero no le presté demasiada atención. Las dos preimeras estrofas parecen ingenuas (una ingenuidad triste) y hacen un buen contraste con el pesimismo sin salida de la última. O al menos es la impresión que me ha dado. Me gusta tu forma de escribir.

Saludos cordiales.