domingo, 7 de diciembre de 2014

Cotidiano


















Atardece. La silla y la bolsa salen al patio.

ER

Un sueño

Esta madrugada soñé que ya era la mañana siguiente y que una persona a la que había visto a la noche estando despierto había muerto. En el sueño le avisé a un amigo en común, muerto en la vida real, y juntos fuimos a la casa del fallecido a cerciorarnos de que mi información fuera correcta. Él me preguntó cómo me había enterado de la triste noticia y le contesté que lo había soñado.

ER

lunes, 20 de octubre de 2014

Presentación en Buenos Aires de “Alcohol para después de quemar”


















El jueves 23 de octubre a las 21.30 h se van a presentar en la ciudad de Buenos Aires los libros de poesía Ciento cincuenta gramos, de Carlos Martín Eguía, y Alcohol para después de quemar, mi último trabajo. Sobre el libro de Eguía hablará Carlos Battilana y sobre el mío hará lo propio Rosario Bléfari. También participarán Patricio Grinberg y Mauro Lo Coco, editores de Zindo & Gafuri. La cita es en Vivaldi Libros Bar, Santiago del Estero 1098.
Los invito a todos muy especialmente.

martes, 14 de octubre de 2014

Buenos muchachos

Nos juntábamos en la terraza de La Española con Julito de Caro, Marquitos Aguinaga, el Chino Epeloa, Chicho de la Serna... Éramos una banda que metía miedo, pero no matábamos una mosca.
Esa vez se presentaba una editorial nueva que llegaba no sé con qué aires de renovación. Julito encaró enseguida para el lado de los canapés y los sánguches de miga y organizó su lanzadera de misiles, y Chicho, actor de raza, se ubicó cerca de la barra para ensayar su habitual e irritante numerito, repetido pero eficaz. Los mozos cerraron filas y se dispusieron en su ya clásica formación “pinza de cangrejo”, nos acorralaron y no tardaron en echarnos a la calle, como casi siempre.
A la mañana me di cuenta de que tenía un dedo luxado; por esos días preparaba un concierto con un repertorio que me resultaba especialmente difícil, y estaba tocando cada día peor.
Ésta es una historia verdadera, pero no recuerdo ningún detalle que la pueda hacer verosímil.

ER

martes, 7 de octubre de 2014

Fotos de la presentación de Alcohol para después de quemar

  Mauro Lo Coco y Patricio Grinberg
 
  Patricio Grinberg y Rosario Bléfari
 
 Eduardo Rezzano y Rosario Bléfari

 Eduardo Rezzano, Rosario Bléfari y Patricio Grinberg
 
 Eduardo Rezzano

Mauro Lo Coco y Eduardo Rezzano

Eduardo Rezzano y Rosario Bléfari

martes, 30 de septiembre de 2014

Presentación en La Plata de "Alcohol para después de quemar"

El sábado 4 de octubre a las 20 h se presentarán en la librería Malisia (diag. 78 Nº 506, esq. 6 y 59) los libros de poesía Alcohol para después de quemar, de mi autoría, y Ciento cincuenta gramos, de Carlos Martín Eguía. Mi libro, una reedición renovada y ampliada del homónimo que fuera publicado en Chile en 2012, será presentado por Rosario Bléfari. Además estarán presentes Carlos Battilana, que se referirá al libro de Eguía, y Patricio Grinberg y Mauro Lo Coco, responsables de la editorial Zindo & Gafuri.

sábado, 13 de septiembre de 2014

Ciclo Alrededor. Museo del Libro y de la Lengua

El jueves 4 de septiembre leeré poesía en el ciclo Alrededor, que coordina Rosario Bléfari en el Museo del Libro y de La Lengua. Van a tocar Rosario y Envidia (Marcelo Moreyra), y Daniela Zahra proyectará sus imágenes.

lunes, 28 de julio de 2014

Escaleras

Los que hemos vivido
una temporada en la casa
de la calle Thames
difícilmente no guardemos
el recuerdo de haber rodado
por la escalera de entrada

Distinto ocurría en la casa
de la calle Regomir
también con escalera blanca
de mármol gastado
pero más tolerante con
los que acostumbramos saltar
de a dos o tres escalones

Dicen que la diseñó
un ingeniero de Shanghái
que había llegado a Barcelona
en una misión diplomática

El historiador catalán Alejandro Oliver
dedica uno o dos párrafos a las raras
habilidades del artista chino
para el cálculo y la proporción

ER

lunes, 24 de febrero de 2014

Portero eléctrico


















Tuve un portero eléctrico al que le gustaba estrechar la mano a las visitas hasta carbonizarlas.
Supe que años más tarde fue tentado para hacer de villano en un cómic muy popular.
Hoy prefiero dejar la puerta entreabierta, el televisor encendido, la canilla goteando.

ER

domingo, 2 de febrero de 2014

Mi página web

Amigos, los invito a visitar mi página web. Aprovecho para saludarlos muy afectuosamente.

eduardorezzano.wix.com/eduardorezzano

Primeras líneas de la novela "Molloy", de Samuel Beckett

Estoy en el cuarto de mi madre. Ahora soy yo quien vive aquí. No recuerdo cómo llegué. En una ambulancia, en todo caso en un vehículo. Me ayudaron. Yo solo no habría llegado nunca. Quizás estoy aquí gracias a este hombre que viene cada semana. Aunque él lo niega. Me da un poco de dinero y se lleva los papeles. Tantos papeles, tanto dinero. Sí, ahora vuelvo a trabajar, un poco como antes, sólo que ya no me acuerdo de cómo se trabaja. Tampoco parece que eso tenga mucha importancia. A mí lo que ahora me gustaría es hablar de las cosas que aún me quedan, despedirme, terminar de morirme de una vez.