jueves, 15 de febrero de 2018

Bosque


















Hoy tuve una pesadilla
que podría describir
con cuatro palabras
si supiera con cuáles

Lo que quiero decir
es que fue una pesadilla
que por su simpleza
no soportaría un análisis
pero que al mismo tiempo
no se deja analizar ni describir

Podría arriesgar sin embargo
que tuvo que ver en parte
con haber vivido cien años

con ser un árbol añoso
e infecundo

Los árboles
también tenemos pesadillas
sólo que no sabemos
explicarlas o contarlas

como tampoco
sabemos a ciencia cierta
cuándo estamos despiertos
y cuándo dormimos

cuándo una amenaza es real
o si existen los sueños premonitorios
o incluso el futuro

En la naturaleza
vivimos entre amenazas y posibilidades
y a veces tenemos que dejar
que el tiempo actúe por nosotros

un tiempo que no es implacable
ni tiene voluntad sobre las cosas



ER

No hay comentarios: